Ventajas y desventajas de vivir en Charlotte

Si hablamos de ciudades importantes en Carolina del Norte, no podemos negar que Charlotte es una de las principales. Además de ser un centro económico sumamente potente, esta localidad alberga otras ventajas que deberías aprovechar si quieres mudarte a una ciudad de este estado.

No obstante, sería un error dejar a un lado la existencia de otros aspectos que, por el contrario, podrían interferir en la consecución de una buena calidad de vida. Dicho esto, ¿qué te parece si conoces las ventajas y desventajas de vivir en Charlotte? Estamos seguros de que este artículo te va a interesar.

Ventajas de vivir en Charlotte

Asequibilidad

Si anteriormente has investigado sobre los costos de vida en Charlotte, es probable que pienses que es un error que esté dentro de las ventajas. No obstante, debes saber que, aunque no se trata de una localidad precisamente barata, sus costos son más que razonables en comparación con otras metrópolis parecidas.

Por ejemplo, si relacionamos a Charlotte con ciudades como Nueva York o San Diego, verás que la primera es una alternativa asequible respecto a todas las ventajas que ofrece. Esto, a su vez, significa que podrás costear el transporte público, la salud, la comida, los servicios y la vivienda sin mayores esfuerzos.

Lo mejor de todo es que este aspecto aplica, incluso, a las áreas céntricas de la ciudad, así que podrás optar por viviendas bien ubicadas sin experimentar un notable aumento en sus precios. Por supuesto, esto será mucho más fácil para las parejas, pues los gastos compartidos permiten un mayor margen de ahorro.

Sólido mercado laboral

Como mencionamos en el inicio de este artículo, Charlotte es uno de los centros económicos más atractivos de todo Estados Unidos. Esto se debe, por supuesto, a la predominante fuerza laboral de la ciudad, la misma que llama la atención tanto de pequeños emprendedores como de los dueños de grandes multinacionales.

Lo mejor de todo es que también hay oportunidades de empleos para los inmigrantes, así que tu estatus no será un impedimento para encontrar un buen puesto de trabajo. Y si te preguntas cuáles son los sectores que más contratan en la ciudad, podemos mencionar a la industria de salud y de servicios aéreos.

No obstante, no podemos dejar a un lado a las empresas financieras y tecnológicas como otras de las grandes empleadoras de Charlotte, pero los puestos mejor remunerados en ellas suelen pedir títulos profesionales. Por su parte, los bienes raíces y las ventas minoristas son menos exigentes e igual tienen buenos salarios.

Buena educación

Aunque el camino hacia el Triángulo de Investigación (un parque tecnológico conformado por 3 destacadas universidades que se ubican en Durham, Chapel Hill y Raleigh) es de, aproximadamente, 2 horas, se trata de una cercanía sumamente beneficiosa respecto al ámbito educativo de la ciudad.

Y eso se acentúa aún más si tenemos en cuenta el resto de las opciones universitarias que están dentro de los límites de Charlotte. Dentro de ellas podemos destacar algunos nombres como Johnson C. Smith University, Charlotte School of Law, Queens University of Charlotte y la Universidad de Carolina del Norte en Charlotte.

Asimismo, debemos sumar las alternativas de la educación primaria y secundaria dentro de las ventajas de vivir en Charlotte, pues las escuelas de esta ciudad tienen buenas calificaciones a nivel nacional. Lo mejor de todo es que muchas de ellas son públicas, lo que asegura el acceso a la educación para todos.

Entretenimiento nocturno

Es probable que vivir en una ciudad sin opciones de ocio pueda volverse tedioso a largo plazo, sobre todo para los habitantes jóvenes. Por suerte, este no es el caso de Charlotte, pues en la localidad sobran las alternativas de entretenimiento de diversos tipos.

Debido a que más adelante te hablaremos de los planes que prefieren las familias con hijos o con gustos más tranquilos, esta vez queremos enfocarnos en las opciones nocturnas que tanto destacan en la localidad. Eso sí, no queremos decir que en Charlotte el estilo de ocio sea tan vibrante como en otras metrópolis (Nueva York, tal vez).

De hecho, es todo lo contrario. Aunque abundan los clubes nocturnos con comida, bebidas y música, incluso en ese ambiente se denota un estilo de vida más relajado que en otras grandes ciudades estadounidenses.

Es por ello que es común que estos lugares cierren más temprano que en el resto del país, y es inusual que ocurran escándalos relacionados con el alcohol.

Familias jóvenes

Ahora bien, es momento de enfocarnos en las opciones de entretenimiento que tienen las familias jóvenes que residen en Charlotte. Cabe destacar que estos representan la mayoría de la población, pues el promedio de edad de los residentes es de unos 34 años aproximadamente.

Volviendo al punto inicial, debes saber que los campos de golf y los parques al aire libre son unos de los lugares favoritos de las familias que viven en Charlotte, así que es usual que estos sitios estén repletos de adultos y de niños.

Como inmigrante, es probable que tu rutina sea distinta, pero es importante mencionar que las familias nativas de Charlotte (e incluso las personas que llevan mucho tiempo en la ciudad) dividen sus fines de semana de esta manera: asistencia a la iglesia en las mañanas, tardes de golf y cena al final del día para darle la bienvenida a una nueva semana.

Desventajas de vivir en Charlotte

❌ Desastres naturales

Charlotte, como muchas otras localidades de la costa sureste de Estados Unidos, es propensa a sufrir algunos fenómenos naturales, y dentro de ellos podemos destacar a las tormentas y a los huracanes. Es por ello que las autoridades estatales muestran métodos de prevención y evacuación en casos de emergencia.

De manera específica, los riesgos aumentan durante la temporada que va desde junio hasta noviembre, meses en los que los organismos del estado están atentos para socorrer ante cualquier eventualidad. No obstante, existen zonas de Carolina del Norte y Carolina del Sur que tienen más probabilidades de experimentar tormentas o huracanes.

¿Por qué mencionamos esto? Porque, en caso de que eso pase, Charlotte es una de las principales ciudades elegidas para la evacuación de los residentes de las localidades vecinas, lo que podría complicar las actividades diarias de los locales.

Tampoco podemos dejar de mencionar que las inundaciones provocadas por las tormentas de Charlotte son un riesgo latente, sobre todo si tenemos en cuenta que el promedio de lluvias en la ciudad es algo mayor que el estimado nacional.

❌ Mosquitos y otras plagas

Cualquier residente de Charlotte estará de acuerdo con este aspecto, y es que las plagas pueden ser acompañantes molestos durante el día a día. El clima templado de la ciudad es, en primera instancia, el causante de que los mosquitos y otros insectos abunden en las zonas residenciales y en el resto de la localidad.

De manera exacta, los meses de verano son los más complicados respecto a las plagas, pues las altas temperaturas hacen que sean más abundantes, y si le sumamos el hecho de que no hay mucha brisa en esa temporada, el malestar puede ser aún mayor.

Durante el resto del año esto puede mejorar, aunque en las primeras horas de la mañana y de la noche no faltan estas indeseadas visitas. Por ello es casi indispensable tener repelentes y métodos de control de insectos en las viviendas, sobre todo si hay niños en el hogar.

❌ Religión

Antes de hablar sobre esta desventaja, debes saber que esto dependerá de las creencias de cada persona; no obstante, decidimos poner este aspecto en este listado porque, algunas veces, las costumbres de los habitantes de Charlotte pueden ser sumamente convencionales.

Como mencionamos en el apartado anterior, las rutinas comunes de los nativos de Charlotte consisten en ir a la iglesia, jugar al golf y cenar, y no todos los inmigrantes están acostumbrados a estos hábitos. Incluso, es usual que los creyentes de Charlotte inviten a los foráneos a asistir a sus iglesias, y esta invitación no siempre es aceptada.

Si somos más específicos, debes saber que Elevation Church es la iglesia de mayor crecimiento en Charlotte, y por ello será frecuente encontrar numerosas sedes en toda la extensión de la ciudad. Y como ella, existen muchas más, así que el contacto con la religión será casi inevitable al vivir en esta localidad.

❌ Más residentes, menos espacios libres

Debido a que cada vez son más las personas que deciden mudarse a Charlotte, también son más las consecuencias que traen los nuevos residentes. Aunque el crecimiento económico es una ventaja indudable, no podemos dejar a un lado que los espacios abiertos disminuyen constantemente.

Por ejemplo, los parques y demás lugares al aire libre casi siempre están repletos de personas, lo que dificulta el disfrute de actividades en familia. Lo mismo sucede en las principales vías de la ciudad, en las que las largas colas de automóviles son cada vez más comunes.

Y si a esto le sumamos los peajes, cualquier paseo o camino hacia un sitio determinado puede tardar más tiempo del esperado. Sin duda, vivir en Charlotte también lleva consigo algunas desventajas, sobre todo cuando se trata de disfrutar de los días libres.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*