Ventajas y desventajas de vivir en Alaska

Al hablar de Alaska estamos seguros de que piensas que se trata de una tierra excesivamente blanca y con mucho frío, y esto podría ser una ventaja o una desventaja dependiendo de tus gustos. Sin embargo, es cierto que este estado tiene pros y contras que se deben evaluar antes de elegirlo como tu nuevo hogar.

Por esta razón te invitamos a leer este artículo sobre las ventajas y desventajas de vivir en Alaska, en el que descubrirás cosas que podrían interferir en tu calidad de vida, y también otras que podrían ser sumamente beneficiosas para ti. ¡Mejor dejemos que las veas por ti mismo!

Ventajas de vivir en Alaska

👍 Estilo de vida tranquilo

Esto no es una sorpresa si tenemos en cuenta que Alaska tiene una esencia pueblerina que se extiende por toda su extensión. Incluso en Anchorage, su ciudad más grande, los habitantes son pocos y es probable que puedas conocerlos a todos los de tu comunidad poco tiempo después de tu mudanza.

Este estado es una excelente oportunidad para quienes quieran llevar un estilo de vida tranquilo mientras pasean por pequeñas calles y hacen compras en tiendas locales.

Además, es poco probable que ocurran eventos que alteren el orden público de Alaska, por lo que no será un problema compartir en los espacios diseñados para socializar.

👍 Actividades al aire libre

Otra ventaja que es conocida por todos es que este estado está repleto de sitios al aire libre, en los que podrás hacer diversas actividades tanto de manera individual como con grupos de amigos o familiares. Quizá deberíamos mencionar, como primera opción, el Parque nacional y reserva Denali.

Sin embargo, sería un error limitarnos a ese espacio natural cuando —nos atrevemos a decir— Alaska es un valle inmenso cubierto de montañas, lagos y mar. En este sentido, puedes optar por largas caminatas alrededor de la costa, o por acampar en zonas boscosas.

Todo esto sin dejar a un lado su principal atracción: la nieve. Los campos de hielo son centros de recreación por excelencia en Alaska, y en ellos tendrás la oportunidad de pasar una noche, o simplemente pasear por un rato mientras descubres la inmensidad de los glaciares de esta zona de USA.

👍 Sólidas ofertas de trabajo

Es posible que pienses que Alaska es un estado sin oportunidades de empleo que llamen la atención, pero la verdad es que el campo laboral aquí es más sólido de lo que te imaginas. Las empresas dedicadas al petróleo y al gas natural son las principales empleadoras de la región, pero hay muchas más que podrían interesarte.

La industria médica, las compañías de construcción, las empresas turísticas (y la hostelería en general) y el gobierno estadounidense son otras puertas que deberías tocar durante tu búsqueda de trabajo en el estado. En todo caso, recuerda que la industria pesquera siempre está contratando personal, incluidos los inmigrantes.

Pero ¿qué tal si te decimos que también podrías comenzar tu emprendimiento en Alaska? Aunque es poco probable que no consigas trabajo en sus frías ciudades, es totalmente posible abrir tu propio negocio en este estado. Con algunos documentos que son aprobados en poco tiempo estarás listo para tener un local de tu propiedad.

👍 Habitantes amigables

Como mencionamos anteriormente, Alaska no es un estado en el que abundan los bullicios propios de las demás regiones estadounidenses, ni mucho menos de las metrópolis más sobresalientes del país. Esto da como resultado una innegable cercanía entre los residentes en todas sus ciudades.

Además, debes tener en cuenta que este estado tiene la sensación de lentitud, y esto se debe a la misma tranquilidad extrema que hay en todo Alaska. Por ende, los habitantes también suelen llevar las cosas con calma, y esto se evidencia en su amable trato con propios y con foráneos.

En este sentido, lo más seguro es que la convivencia no será un problema en ninguna de las comunidades que están dentro de Alaska.

De todos modos, no estarás obligado a saludar continuamente a los vecinos y ellos, por su parte, tampoco se molestarán si no tienen contacto. Créenos; este frío estado contrasta perfectamente con la calidez de sus residentes.

👍 Población diversa

Y ahora que mencionamos a los habitantes del estado, también debemos destacar que la población que hace vida en él es sumamente diversa. Esto se debe a que muchas personas de todo el país (y de todo el mundo) eligen a las ciudades de esta región como su nuevo hogar.

En este sentido, tanto los inmigrantes como los nativos conviven sin inconvenientes. Desde los trabajos hasta las tiendas son sitios de encuentro entre todos los residentes, quienes comparten las anécdotas de su lugar de origen y mucho más. Realmente se trata de un pueblo gigante en el que ser extranjero no tiene nada de negativo.

Desventajas de vivir en Alaska

👎 Alto costo de vida

Como es de esperarse, los precios en Alaska son más costosos que en el resto del país, sobre todo si se trata de los servicios. Esto se debe, principalmente, a la extrema ubicación del estado y a su muy baja capacidad de producción para surtirse a sí mismo.

Por ejemplo, es difícil criar ganados y cosechar frutas con las bajas temperaturas de Alaska, lo que conlleva a que casi todos los alimentos tengan que traerse desde otras partes de USA. Evidentemente, esto tiene como consecuencia un aumento en casi todos ellos.

Los gastos de transporte y de mantenimiento en los comercios del estado se ven reflejados en el precio final que pagará el consumidor. Lo mismo sucede con la gasolina, la ropa, los productos e incluso los servicios como la calefacción.

👎 Considerable lejanía

Esto es algo que todos saben, y que en muchos casos puede representar una ventaja realmente difícil (sobre todo si el resto de tu familia está en otros estados de USA, por ejemplo). Alaska es un territorio lejano, y aunque existen vuelos directos a su capital, es un gasto que debe evaluarse porque casi siempre es costoso.

👎 Clima feroz

Seremos sinceros: Alaska es un destino que solo es compatible con las personas que toleren el frío, e incluso en esos contextos vivir en el estado lleva consigo una adaptación que no es exitosa en todos los casos.

Asimismo, tenemos que mencionar que en la región ocurren fenómenos que no son comunes en el resto de USA. El sol de medianoche es uno de ellos, y se trata de días extremadamente largos en los que tu cuerpo podría pasar mucho tiempo sin descansar al estar constantemente expuesto a la luz solar.

También ocurre todo lo contrario a esto, y se trata de la noche polar. En ese caso, los habitantes de Alaska pueden pasar hasta más de un mes sin ver la luz del sol, algo que también afecta el funcionamiento natural del cuerpo.

👎 Pocas opciones de entretenimiento

Más allá de las actividades en la nieve que mencionamos en las ventajas, Alaska no tiene alternativas para pasar los días libres. Si los centros comerciales y demás sitios de lujo son lo tuyo, quizás este estado no se adaptará a lo que buscas.

Además, son pocas las grandes marcas que hacen vida en el estado. Por ende, es casi imposible encontrar ropa de temporada e, incluso, supermercados que abundan en las demás regiones de Estados Unidos. En Alaska casi todo pertenece a los mismos nativos, y muchos de los productos que se comercializan son artesanales.

👎 Animales salvajes

Seguro has leído en las noticias que los animales salvajes abundan en Alaska, y dentro de los más destacados debemos mencionar a los osos y a los alces. Ahora bien, ¿por qué esto sería una desventaja para vivir en el estado? Porque su presencia está en todo el territorio, incluso muy cerca de las casas.

Es por ello que no deberías sorprenderte si encuentras a una de estas especies fuera de tu hogar o mientras vas camino a él después de salir del trabajo. Eso sí, no debería haber problemas más graves si no los atacas, pero, sin duda, debes tener en cuenta este aspecto antes de tomar una decisión.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*